Estos días atrás, y a pesar de todos los problemas con aduanas e importaciones provenientes de china, he recibido una nueva impresora de resina, la Phrozen Sonic Mini.

La Phrozen Sonic Mini utiliza una tecnología de impresión denominada estereolitografía, la cual se caracteriza por utilizar resina fotosensible y luz ultravioleta para generar las piezas en nuestra superficie de impresión.

Y como siempre suelo hacer, he decidido ponerme a trastear un poquito aprovechando la situación para poder ofreceros mis primeras impresiones al respecto. Como dispongo de una Anycubic Photon desde que prácticamente apareció en el mercado, compararé ciertos aspectos entre ellas en este artículo, aprovechando que es una de las más comunes actualmente en el mercado.

Antes de comenzar el análisis, recordaros que siempre podéis encontrarnos disponibles en nuestro canal de WhatsApp. No dudéis en uniros a nosotros a través del siguiente enlace.

 

 

 

Impresora Phrozen Sonic Mini

Recientemente, la experimentada empresa taiwanesa Phrozen desarrolló y presentó al mercado esta nueva impresora, la Phrozen Sonic Mini. Su objetivo principal resulta más que obvio, competir dentro del segmento de las impresoras de resina económicas que ya existen actualmente en el mercado.

Y ciertamente no parece ser una tarea demasiado sencilla, ya que empieza a ser un nicho bastante poblado últimamente, y con nuevas presentaciones de productos que se acercan a la vuelta de la esquina.

No obstante, la empresa Phrozen no es nueva en esto y ya cuenta en su catálogo con 7 impresoras de tecnología DLP (Series Shuffle, Sonic y Transform). Esto les confiere una amplia experiencia a la hora de desarrollar cualquier tipo de impresoras de estas características. Si revisas el catálogo en su página web podrás encontrar impresoras de resina de todo tipo, desde uso doméstico hasta profesional (como la Phrozen Transform).

Ahora la empresa Phrozen ha puesto sobre la mesa una impresora de resina muy económica, de sencillo manejo y de un tamaño más que compacto. Con la clara intención de acercar la impresión por estereolitografía (DLP) a la amplia base de usuarios de impresoras FDM que aun desconocen esta increíble tecnología.

 

 

 

Contenido del paquete (Unboxing)

Análisis sobre la impresora de resina Phrozen Sonic Mini (Review)

Tras hacer el unboxing de la impresora, estos son los componentes que nos encontraremos en la caja que nos envía Phrozen. Os pido disculpas por la calidad de la foto, lamentablemente estos días no hay apenas luz solar, y la fotografía esta claro que no es uno de mis puntos fuertes.

Básicamente es todo lo que sueles encontrar en cualquier impresora 3D de resina, aunque se agradecen los 2 tipos de espátulas y el embudo. Este nos facilitará la tarea de guardar la resina cuando no necesitemos utilizarla. Por lo demás, aparte de la resina, no necesitamos nada más para el proceso de impresión.

Dentro del USB encontrarás todo tipo de manuales explicativos, vídeos, software así como perfiles de impresión (bastante completo la verdad). No obstante, si ya has utilizado impresoras de este tipo no precisarás todo este tipo de información, pero si eres novel en esta tecnología es de agradecer.

 

 

 

Características técnicas (especificaciones)

A continuación os muestro todas las especificaciones de la Phrozen Sonic Mini comparada con una Anycubic Photon. De esta forma, puedes hacerte una mejor idea en general. Toda la información de ambas esta extraída directamente de sus páginas web oficiales.

 


Phrozen Sonic Mini

Anycubic Photon
Pantalla 2.8″ TFT Color (Touch Panel) 2.8″ TFT Color (Touch Panel)
Fuente de luz ParaLED Array Matrix (405nm) UV integrated light (405nm)
Resolución XY 62,5 micrones 47 micrones
Altura de capa
recomendada
10 ~ 300 micrones 25 ~ 100 micrones
Volumen de impresión 119 x 66 x 130mm 115 x 65 x 155mm
Tamaño de la impresora 249 x 249 x 330mm 220 x 220 x 400mm
Peso 4,5 Kgs 6,6 Kgs
Material de impresión Resina fotosensible 405nm  Resina fotosensible 405nm 
Alimentación AC100-240V 50/60Hz
Output: 24V
Input: AC100-240V 50/60Hz
Output: 12V
Conectividad USB USB
Software (Slicer) ChiTuBox Slicer Photon Slicer
ChiTuBox Slicer

 

 

 

Experiencia de uso, velocidad y calidad de las piezas

He de comenzar este apartado indicando que mi experiencia de uso en prácticamente la mayoría de las funciones de la impresora ha sido plenamente satisfactoria.

Una de las cosas que tenia mas curiosidad por probar era el tema de la nivelación. He de confesar que no estoy demasiado contento cuando tengo que nivelar la Anycubic Photon. Cuando efectúas el apriete del tornillo la plataforma se desplaza un poco verticalmente, y no da sensación alguna de precisión.

Existen en Internet (Thingiverse) diversas mejoras para corregir este problema. Pero por el precio que asumí en su día (unos 475 euros), me hubiera gustado un sistema más fiable.

Con la Phrozen Sonic Mini llevo 6 impresiones sin volver a calibrar la altura de la plataforma en Z, algo que da bastante fiabilidad. Así que este inconveniente desaparece completamente en mi opinión.

En el apartado del interface (display), decir que es bastante simple e intuitivo, y en unos pocos segundos ya te mueves sin problema alguno. No deja de ser una impresora de resina, así que prácticamente el 99% de los parámetros a modificar se va a efectuar desde el propio Slicer que utilicemos.

Si ponemos el foco de atención en la calidad que muestra la Phrozen Sonic Mini, podemos ver que es prácticamente idéntica a la de nuestra AnyCubic Photon. Aun teniendo una resolución en XY un poquito más modesta (62,5mn respecto a 47mn), el nivel de detalle es excelente, como puedes observar en las diferentes imágenes que aparecen en el artículo. Realmente yo no he notado ninguna diferencia apreciable a nivel visual entre ambas.

La velocidad de impresión por capa es espectacular (de 3 segundos, respecto a los 6 de una Anycubic Photon o Elegoo Mars). Esto le permite literalmente destrozar los tiempos de impresión otras máquinas del mismo segmento, algo que me ha dejado asombrado.

El motivo de este considerable ahorro de tiempo en nuestras impresiones radica en utilizar una pantalla LCD (para el enmascaramiento) con una resolución ligeramente más baja de lo habitual. De esta forma, la Phrozen Sonic Mini permite el paso de mayor cantidad de luz ultravioleta en un tiempo determinado. Un gran acierto, en mi opinión.

Gracias a este tipo de pantalla LCD, Phrozen afirma una vida útil de aproximadamente 2000 horas de impresión, muy superior al resto de sus competidores ciertamente. Y no deja de ser algo importante a tener en cuenta.

 

 

 

Puntos fuertes de la impresora (y débiles)

Nivelación de la superficie de impresión

Para efectuar el proceso de nivelación debes pulsar un botón del display LCD a tal efecto. El mismo software te guiará mediante instrucciones en la pantalla, algo que me parece genial, y sin necesidad de seguir instrucciones de un manual escrito o vídeos en Youtube.

La nivelación es muy sencilla, simplemente debes aflojar 4 tornillos hexagonales (métrica 4) y cuando la impresora haya efectuado la bajada de la plataforma hasta el final de carrera, los aprietas y listo.

No debes realizar ninguna operación después, más fácil imposible. Ciertamente sigues utilizando un folio para guardar esa distancia que ocupará la lámina FEP, pero al contrario que con la Anycubic Photon, no para «medir» la resistencia que ofrece el mismo al intentar sacarlo.

 

 

Velocidad de impresión

Como hemos comentado previamente la velocidad de impresión es algo digno a destacar (y personalmente mi punto preferido).

Efectuar curaciones de capa de 2-3 segundos, frente a los 6 que venía haciendo te ofrece una capacidad de producción bastante interesante para ser una impresora de resina. Y el hecho de que se haya reducido un poco la resolución apenas afecta a la calidad de la misma (prácticamente inapreciable).

 

 

Cerramiento y olores

Una de las características que menos me convence de este impresoras es el terrible olor que desprenden las resinas. En este aspecto, la Phrozen Sonic Mini me ha sorprendido gratamente.

Tras poner las 2 primeras impresiones me he dado cuenta de que la habitación donde se encuentra apenas está impregnada con ese típico olor químico. Con la Anycubic Photon es prácticamente imposible estar en la habitación. No solamente el olor escapa literalmente por las juntas del cerramiento, sino que un ventilador (no entiendo el porqué) expulsa fuera todas las partículas del interior sin pudor alguno.

El cerramiento de la impresora Phrozen Sonic Mini es un encapsulado muy básico en metacrilato, pero increíblemente efectivo. Apenas sale olor, y me atrevería a decir que el poco existente es solamente cuando viertes la resina o cuando quitas la cúpula para las tareas de extracción de las mismas.

 

 

Cuba de resina traslúcida

La cubeta de plástico transparente al principio me resultaba de menor calidad que las que había utilizado de aluminio. He de reconocer que siempre me da mejor sensación el metal que el plástico a la hora de adquirir productos. Pero tras utilizarla cambié de opinión, por dos razones principalmente.

La primera muy simple, y de la cual no me percaté hasta empezar a llenarla de resina líquida. Puedes ver en todo momento el nivel de resina disponible en la misma. Es ridículamente obvio. De esta forma si en un momento dado haces «corto» de resina, puedes visualizarlo enseguida y rellenar un poquito por un lateral con mucho cuidado (aprovechando el fácil acceso).

La segunda razón es que vas a poder detectar posibles errores en la impresión muchísimo antes que si tu cubeta fuera de aluminio, o lo que es lo mismo, no transparente. Otro gran acierto, ya que me tenía verdaderamente frito tener que esperar a media pieza impresa para ver que se había desprendido en la cubeta, con su consiguiente despilfarro de material de impresión y dinero.

Por supuesto, habrá a quien no le guste y prefiera aluminio, esta claro. Desconozco como reaccionará al paso de tiempo, pero en lo poco que la he utilizado me ha convencido bastante.

 

 

Extracción de piezas y mantenimiento

El acceso para extracción de las piezas o cubeta, así como la manipulación y mantenimiento de la impresora se ha convertido en una tarea muy cómoda. Simplemente debes retirar el cierre superior de metacrilato y ya tienes un acceso completo a los 360º grados de la máquina.

En otras impresoras más «encapsuladas» solo puedes operar frontalmente, algo que es bastante incómodo y que restringe muchísimo a la hora de utilizarla. En este aspecto, el encapsulado de la Phrozen Sonic Mini te da una alta libertad, y se agradece desde la primera impresión. Si bien el mantenimiento en este tipo de impresoras es prácticamente nulo, no esta de más disponer de este tipo de comodidades.

 

 

Posibles mejoras a añadir

Considerando el precio de esta impresora y su funcionamiento, no he encontrado nada importante que me haya podido decepcionar. No obstante, siempre hay margen de mejora en todo, así que os comento algunos aspectos mejorables.

Cuando una pieza finaliza su impresión, suele quedar bastante residuo (resina no utilizada), en la parte superior de la superficie de impresión. El motivo es porque esta superficie es completamente plana. No es algo que sea alarmante de ningún modo, simplemente es tener un poquito de cuidado al retirar la impresión, pero si que podría hacerse inclinada para facilitar la caída de la resina en posteriores versiones de la misma.

El cable de alimentación (trasformador) no es excesivamente largo. A mi personalmente me gustan los cables de alimentación largos, ya que siempre ando limitado de enchufes. Si ese es tu caso, quizá precises de un alargador.

Y bueno, para finalizar y por pedir algo más, no estaría nada mal disponer de algún sistema de medición en la cubeta de la resina líquida. Por ejemplo unas rallas que pudieran indicarnos la cantidad actual de resina en la misma. Aunque ciertamente no he visto esto en ninguna impresora de resina (que yo conozca), pero puede ser bastante práctico a mi entender.

 

 

Breve valoración final

Phrozen nos ofrece en esta ocasión un producto más que interesante, de gran facilidad de manejo y a un precio completamente asequible para la gran mayoría de los bolsillos. Por prácticamente unos 205 euros ya puedes disponer de una impresora de resina a un precio inferior al de muchas impresoras de filamento que existen en el mercado.

Valorando en conjunto todas sus características y precio, en mi opinión la impresora Phrozen Sonic Mini demuestra ser una opción bastante seria a tener en cuenta para aquel que desee iniciarse en el mundo de la impresión con resina. Y máxime si lo que buscamos es una excelente relación calidad/precio partiendo de una inversión mínima al respecto.

 

 

 

Espero y deseo que esta breve introducción a la Phrozen Sonic Mini haya resultado de tu interés. Y como es lógico, te ayude a sacar más conclusiones en caso de estar interesado en adquirir una nueva impresora de resina. Algo que empieza a ser imprescindible para cualquier trastornado por la impresión 3D ¿No crees?

 

Puedes encontrar otros artículos interesantes dentro de 3DWork.io: