Monoprice Cadet: Impresión 3D segura orientada a niños y principiantes

Supongo que muchos de vosotros, como yo mientras escribo estas líneas, estaréis disfrutando de unas merecidas vacaciones e incluso es probable que hayáis dejado aparcadas en casa vuestras impresoras 3D.

Debo confesar que esa era mi intención, pero solo unos días antes de partir de vacaciones la empresa Monoprice me envió una impresora 3D bastante curiosa que me llamó la atención por completo. Debido a su pequeño tamaño, y al hecho de que todavía tenía algo de espacio en mi vehículo, decidí traerla conmigo estas vacaciones, jugar un poco con ella y escribir una breve reseña.

Antes de continuar con el artículo de hoy, deseo recordarte como siempre que no dudes en unirte a nuestras redes sociales FacebookTwitterInstagram, e incluso visitarnos en nuestros canales de Telegram y Whatsapp.

 

 

Breve introducción

En las siguientes líneas del artículo analizaremos una nueva impresora de la conocida marca californiana Monoprice. Si mal no recuerdas, hace ya algún tiempo atrás analizamos otra de sus impresoras 3D, en concreto el modelo Monoprice Maker Ultimate 2.

Si estáis interesados en leer el artículo no dudéis en visitar el enlace Maker Ultimate 2: Análisis y funcionamiento de la última impresora de Monoprice, del cual os recomiendo su lectura. Pero ahora le toca el turno a otro “curioso” modelo denominado Monoprice Cadet. Esta “compacta” impresora lanzada al mercado recientemente se ha orientado exclusivamente a los más “peques” de la casa y, como no, a principiantes dispuestos a iniciarse en el mundo de la impresión 3D.

Y ciertamente es una idea que aunque no me había rondado por la mente, empezaba a ser más que imprescindible a estas alturas. Acercar todo este tipo de tecnologías a los más jóvenes para que empiecen a descubrir su faceta “Maker” es como poco un gran acierto.

 

Impresora Monoprice Cadet

Cuando hablamos de impresoras 3D siempre se suelen comentar características como grandes superficies de impresión, altas velocidades o impresoras con la posibilidad de utilizar filamentos técnicos.

Quizá uno de los detalles más olvidados por los fabricantes de impresoras 3D sea intentar hacer de ella una tecnología más inclusiva, por ejemplo para los más pequeños de la familia. Es cierto que existen lápices 3D muy orientados a los niños pero cuando hablamos de impresoras 3D de escritorio las opciones son prácticamente inexistentes.

Apuesto a que muchos de vosotros sois padres como yo, y estáis deseando compartir esta afición con vuestros hijos, no me cabe la menor duda. Siempre he pensado que una impresora 3D es un regalo estupendo para cualquier niño. Se me ocurren muchísimas razones al respecto. Entre ellas estimular su curiosidad, ofrecer una nueva dimensión de aprendizaje y poder disfrutar de más tiempo con tu hijo trasteando todo juntos, entre otras cosas.

Obviamente, esto no significa que puedan hacerlo sin supervisión alguna. Cuando un menor utilice una impresora 3D deberá estar atento y especialmente si son muy jóvenes. Las impresoras 3D alcanzan temperaturas elevadas, así que hay que tener mucho cuidado con algunos componentes mientras se encuentran en funcionamiento.

Y en este aspecto Monoprice ha intentado dar un paso adelante desarrollando un producto con una extrema sencillez de manejo y eliminando por el camino la mayoría de elementos que puede comprometer la seguridad de los menores, como descubriremos más adelante.

 

Donde adquirir la Monoprice Cadet

Puedes adquirir la impresora 3D Monoprice Cadet en su página web oficial por unos 200€ aproximadamente.

Y como no, tambien se encuentra disponible en Amazon.com, aunque lamentablemente no en su versión española. Te dejo por aquí algunos enlaces directos:

Impresora 3D Monoprice Cadet

 

 

Contenido del paquete

En la siguiente tabla encontrarás un listado de todos los elementos que recibirás cuando adquieres una impresora 3D Monoprice Cadet, los cuales nos facilitarán el uso diario, así como su correspondiente mantenimiento.

1 x Impresora Monoprice Cadet 1 x Barra de pegamento
1 x Paquete de filamento (muestra) 1 x Llave hexagonal 1.5mm.
1 x Adaptador de corriente AC 1 x Llave hexagonal 2.0mm.
1 x Cable adaptador AC 1 x Llave hexagonal 2.5mm.
1 x Cable USB 1 x Destornillador Phillips
1 x Tarjeta de memoria microSD 1 x Boquilla M6 de latón
1 x Lector de tarjetas microSD 1 x Llave 8mm.
1 x Sticker superficie de impresión 1 x Guía de inicio rápido

 

Componentes y mecánica

Pasemos ahora a hablar un poquito sobre algunos de los componentes principales que conforman la impresora 3D Monoprice Cadet. Caben mencionar los siguientes:

Estructura y cinemática

Como ya habréis comprobado en las diferentes imágenes, la estructura de la impresora Monoprice Cadet está formada por 3 piezas inyectadas en plástico a modo de “cubo”. Dos pequeñas tapas (superior e inferior) en plástico gris mate y un cuerpo principal unibody en color blanco brillante que posee 2 ventanas para facilitar el acceso al interior de la misma.

Esta estructura en cubo confiere a la Monoprice Cadet una sencillez extrema a la vez que ofrece un producto muy elegante y limpio, sin ningún tipo de componente apenas accesible desde el exterior salvo el propio extrusor de la misma.

Sobre su movimiento cabe destacar que aunque bastantes impresoras en cubo suelen poseer cinemáticas HBot o CoreXY, la Monoprice Cadet utiliza una cinemática cartesiana, al más puro estilo “Prusa”.

 

Superficie de impresión

La superficie de impresión que utiliza la impresora Monoprice Cadet es completamente flexible e imantada. Esto es una gran ventaja, ya que una vez finalizada la pieza, simplemente debemos tirar de la misma hacia arriba y la despegamos fácilmente y sin problema alguno.

Realmente desconozco el nombre del material, pero viene a ser como las típicas pegatinas imantadas que ponemos en algunas ocasiones en nuestras neveras. En la imagen superior podéis observar la cama con unas medidas totales de 120x110mm, más que suficiente para empezar a descubrir el fascinante mundo de la impresión 3D (o fabricación aditiva).

Cabe destacar que la superficie de impresión no dispone de cama calefactable, ni de ningún tipo de cristal. Siendo un producto básicamente orientado a niños  veo preferible evitar la posibilidad de posibles quemaduras o exponerlos al peligro de poder cortarse con una cama de vidrio o cristal — si esta llegase a romperse en algún momento.

Como muchos de vosotros sabéis, una cama calefactable es una excelente ayuda a la hora de fijar nuestras piezas a la superficie de impresión, pero si trabajamos con filamentos como el PLA es completamente prescindible. Se puede sustituir sin problema alguno utilizando materiales adhesivos, lacas o como viene la Monoprice Cadet de fábrica, con una lámina de cinta de carrocero que le confiere una gran adhesión.

 

Sistema de extrusión

Como sistema de extrusión que viene de serie con nuestra impresora 3D Monoprice Cadet, disponemos de un extrusor al más puro estilo MK8. Este componente está fabricado completamente en plástico inyectado, excepto los engranajes y como no, el muelle de tensión que aprieta el filamento.

En todas las pruebas de impresión efectuadas, el rendimiento ha sido más que aceptable. Es cierto que hubiera preferido uno de metal, pero la verdad es que este extrusor no me ha generado problema alguno incluso siendo un sistema Bowden.

Cabe destacar la ventaja de que la distancia del tubo de teflón es muy reducida, lo cual ayuda bastante a eliminar posibles problemas de atascos y, como no, de Oozing (esos terribles pelillos que aparecen en nuestras piezas).

 

Sensor de autonivelación

El sensor de autonivelación que monta la impresora Monoprice Cadet es un sensor de proximidad inductivo (distancia de detección 4mm). Concretamente un viejo conocido de otras impresoras de la marca Monoprice, el LJ12A3-4-Z/BX.

Este sensor, que tan buen resultado le ha dado a Monoprice en otras impresoras como la Maker Ultimate 2, es el elegido en este caso y cumple a la perfección su cometido.

La impresora viene completamente calibrada de fábrica, así que no precisa de interacción alguna y puedes empezar a imprimir desde el mismo momento que conectas el cable de alimentación, algo habitual en la mayoría de las impresoras Monoprice.

Como algunos de vosotros sabréis, en concreto los que soléis estar en nuestro canal de Telegram, no soy muy fan de este tipo de sensores y me gustan más otras opciones como sensores BLTouch/3DTouch. Se pueden producir variaciones en la distancia de detección, ya que les afecta el calor y el tipo de superficie.

Sin embargo, en esta impresora sin cama calefactable el sensor inductivo no puede verse afectado por la temperatura, y en todas las pruebas que he efectuado el sistema de autonivelación no me ha dado problema alguno. Así que me parece un sistema de autonivelación muy logrado.

 

Seguridad de manejo y simplicidad

Cuando hablamos de la impresora 3D Monoprice Cadet debemos siempre poner en contexto a quién va enfocado este producto. Y en esta importante ocasión Monoprice ha decidido orientar su nueva impresora 3D a los más pequeños de la casa.

Como premisa, esta decisión lleva implícito desarrollar un producto lo más seguro posible ante cualquier situación que pueda presentarse. Como padre que soy no estaría tranquilo dejando una impresora 3D en manos de mi hija pequeña — cuando cumpla unos añitos más — sabiendo que podrían suceder numerosos “imprevistos”.

Creo sinceramente que Monoprice ha acertado de pleno con un diseño minimalista y fiable, intentando reducir al máximo cualquier problema que pueda aparecer sobre la marcha. Os resumo algunas de las razones que me llevan a tal conclusión.

 

Cama no calefactable, sin vidrio ni cristal

El filamento PLA es el material por excelencia a la hora de imprimir y empezar a aprender a utilizar este tipo de tecnologías de impresión.

Aunque en principio pueda parecer un inconveniente no disponer de una cama calefactable, no veo necesario que un niño deba imprimir con filamento ABS (gases excesivamente tóxicos y cancerígenos), ni con PETG, ASA o cualquier otro material más técnico. Dejaremos eso para cuando ya haya aprendido a manejar impresoras 3D y alcance una mayor edad, obviamente.

Sin embargo, el hecho de eliminar este elemento confiere una seguridad “extra” completamente indiscutible. Todos hemos leído casos como el problema de las famosas impresoras Anet A8, que cortocircuitan los conectores de la cama y algunas acababan ardiendo. Además, eliminamos toda esa carga sobre nuestra electrónica, que no tiene que lidiar alimentando constantemente la superficie de impresión.

Además, evitaremos que el usuario pueda quemarse al retirar las piezas si la temperatura de la cama es lo suficientemente elevada. En resumen, una cama no calefactable significa menos problemas, sin duda alguna.

Por último, la disponibilidad de una base flexible y sin ningún tipo de vidrio o cristal nos ofrece la garantía de que el menor no pueda romper por accidente la misma, y evita la posibilidad de hacerse algún corte en las manos. De esta forma la extracción y manipulación de las piezas se convierte en algo completamente seguro.

 

Cuerpo y cabezal de impresión protegidos

Como puedes observar en la imagen superior, Monoprice ha pretendido dificultar completamente el acceso del usuario al propio cabezal de impresión. Salvo para tareas de mantenimiento, que forzosamente nos obligarán en algún momento a acceder a él.

De esta forma la Monoprice Cadet pretende reducir en gran manera los riesgos de posibles quemaduras con la boquilla, la cual va a alcanzar temperaturas de hasta 215º grados imprimiendo filamentos de PLA.

Y no solamente ha dificultado el acceso directo al cabezal, sino a gran parte de la propia impresora. La Monoprice Cadet, por su forma de diseño, solamente permite la manipulación — o el propio acceso a mantenimiento — en la parte posterior de la misma. Los laterales se encuentran completamente cerrados evitando el acceso a motores, guías o cualquier otro componente.

Obviamente sería recomendable que las tareas de mantenimiento tuvieran supervisión por parte de un adulto o personal docente, nunca está de más decirlo.

 

Características técnicas

Tecnología de impresión Fused Filament Fabrication (FFF)
Filamentos soportados PLA, PLA Pro
Diámetro del filamento 1.75mm
Diámetro de la boquilla 0.4mm
Temperatura máxima boquilla 250°C
Área de construcción 100 x 105 x 100mm. (3.9″ x 4.1″ x 3.9″)
Precisión 0.1 – 0.4mm.
Nivelación de la plataforma Automática
Slicers soportados WiiBuilder, Cura
Archivos soportados .STL, .OBJ, .gcode
Métodos de entrada disponibles microSD™ card, Wi-Fi®, WLAN, USB
Capacidad máxima microSD Card 8GB
Formato tarjeta microSD Card FAT32, 4096 bytes por sector
Dimensiones generales 215 x 200 x 270mm. (8.5″ x 7.9″ x 10.6″)
Peso 3.0 kg. (6.6 lbs.)

 

Impresiones y experiencia de uso

La experiencia de uso de esta impresora ha sido muy grata ciertamente. Una de las cosas que deseaba probar era desempaquetar la impresora, ponerle filamento y darle a imprimir al primer archivo GCODE que viera por la tarjeta de memoria que trae consigo.

El resultado fue una pieza impresa perfectamente, en concreto el dragón blanco de la izquierda, así que podemos afirmar que puedes estar imprimiendo desde el primer minuto sin problema alguno.

La calidad que nos ofrece la impresora Monoprice Cadet es bastante más que aceptable, sobre todo dentro de la gama de precio en la que se mueve, y olvidarse de nivelar la cama una gran ventaja. Llegados a este punto me gustaría enumerar algunos detalles que me han gustado bastante, y como no, algún detalle que podría mejorarse.

 

Puntos fuertes

El primer punto fuerte que voy a mencionar es su simplicidad de manejo. Recuerdo las primeras impresiones que efectuaba cuando empecé y la frustración de las piezas levantadas o mal niveladas. Aquí el problema desaparece con el sensor de nivelación que lleva integrado en su cabezal de impresión.

Además, la Monoprice Cadet lleva en su firmware implementada la opción de “Babystepping“, algo que me gusta bastante. Con esta opción podrás subir y bajar la altura de la boquilla durante la impresión y “corregir” fácilmente si la primera capa no se adhiere correctamente o se encuentra excesivamente apretada a la cama.

El segundo obviamente es la seguridad que Monoprice le ha conferido para el uso con menores. Esto es algo ya comentado ampliamente en un punto anterior, pero que debe ser obligatoriamente enumerado en esta sección.

Otra de las características que me ha gustado es lo compacta y ligera que es. Estamos hablando de una impresora 3D completamente funcional y con solo 3 kgs de peso. Además debido a su tamaño puedes guardarla o transportarla muy fácilmente si fuera necesario.

Y para finalizar también me gustaría destacar que dispone de conexión WiFi integrada en su electrónica, algo que no viene a ser habitual en impresoras de este rango de precios. De esta forma, podremos gestionar la impresión y monitorización de nuestras piezas con la ayuda del software para móviles PoloPrint (disponible en App Store y Google Play).

 

Posibles mejoras

Como viene siendo normal en cualquier producto que se lanza al mercado, siempre existen algunos aspectos que podrían mejorarse, y la impresora 3d Monoprice Cadet no deja de ser una excepción.

Una de las cosas que se podría mejorar es el soporte de los rollos de filamento. Para alguno de los rollos de 1Kg. que tengo por aquí si que se quedaba algo justo. Está claro que con la superficie de impresión reducida no es necesario disponer de rollos enormes con esta impresora, pero todo lo que sea facilitar al usuario la posibilidad de utilizar cualquier rollo de filamento es muy interesante.

Otra mejora que me gustaría ver en una próxima revisión de la misma sería reducir el sonido de los drivers. Nuevas impresoras están implementando en sus electrónicas drivers TMC, y por un poquito más de precio creo que merece la pena disponer de esa opción.

 

Valoración final

Si bien la simplicidad debería ser lo primero que te viene a la cabeza cuando hablamos de cualquier dispositivo electrónico orientado a niños, para mi lo más importante es la seguridad del producto. Realmente no creo que haya muchos aspectos sobre la impresión 3D que un niño de 7 u 8 años no vaya a poder hacer o aprender sobre la marcha, no caigamos en el error de subestimarlos.

Pero el tema de la seguridad es algo que sí que me quitaría el sueño, ya que es probable que pueda usarse en algún momento sin monitorización de un adulto. Con la Monoprice Cadet se han eliminado bastantes aspectos “inseguros” de la impresión 3D con filamento y se han minimizado numerosos riesgos que pueden existir cuando manipulas este tipo de tecnologías.

Creo sinceramente que este era el camino a seguir por Monoprice, desarrollar una impresora lo más segura y sencilla posible, dejando atrás otros aspectos como el tamaño de la superficie, la impresión de mayor rango de materiales y otras cosas que en un principio son innecesarias para cumplir los objetivos de este producto, que es servir de entrada para los menores de la casa en este tipo de tecnologías.

Resumiendo,  la impresora Monoprice Cadet cumple con creces su cometido de iniciarte en el mundo de la impresión 3D, con un precio bastante económico y con un increíble y seguro diseño para los más jóvenes de la casa y principiantes.

 

 

Espero y deseo que el artículo Monoprice Cadet: Impresión 3D segura orientada a niños y docentes te haya gustado, o al menos entretenido.

No dudes en leer otros artículos interesantes que podrás encontrar en nuestra web: