El nombre del formato STL proviene del acrónimo inglés «Standard Triangle Language». Fué creado por la empresa 3D Systems, allá por el año 1987, para definir completamente la geometría de objetos tridimensionales. Estos objetos se forman por infinidad de triángulos, creando una superficie y utilizando un sistema de coordenadas cartesiano para ello.

Literalmente, según el fabricante Josef Prusa, este formato de archivo STL está muerto. Y sinceramente, no le falta razón alguna. En los archivos de formato STL no existe ningún tipo de validación de las superficies triangulares, lo cual hace que se puedan generar archivos no válidos.

Esto puede darnos todo tipo de problemas a la hora de imprimir. Por ejemplo, se pueden quedar superficies sin algún triángulo existente (pieza no cerrada). O inclusive partes de superficies al aire sin conexión a otras superficies. Es cierto que programas como Repetier pueden corregir estas erratas, pero son situaciones completamente innecesarias, y que no se dan si eres asiduo del formato 3MF.

 

 

La enésima guerra entre diferentes formatos

El problema (o dilema) es que la industria 3D ha hecho del formato STL un estándar, y es utilizado actualmente por prácticamente la mayoría de las empresas de ese sector. Y es algo que cabía de esperar, completamente necesario en su contexto y hasta la fecha de hoy más que funcional.  Pero no es algo que pueda asegurar la supervivencia del mismo. Como todos sabemos, no siempre los formatos más extendidos suelen ser los mejores…

Todos recordamos la gran batalla comercial del formato de vídeo VHS frente al Betamax (o Beta) a finales de los años 70. Este último deprecado aun ofreciendo una mejor calidad. No tan recientemente algo similar sucedió con el formato de audio VQF, respaldado por la famosa empresa Yamaha. Intentó desafiar al formato MP3, con unos niveles de compresión y calidad bastante superiores, y simplemente desapareció por el camino.

Sin embargo, poco a poco decenas de empresas del sector están adoptando el nuevo estándar 3MF, como puedes comprobar en la misma página web del consorcio 3MF. No me cabe la menor duda de que el formato 3MF se encontrará en una mejor posición, o incluso podrá desbancar al formato STL.

 

 

El formato STL esta muerto, larga vida al formato 3MF

Ventajas del formato 3MF

El formato 3MF fue desarrollado como proyecto Open Source por el Consorcio 3MF fundado por Microsoft. Y su objetivo era muy claro desde el principio. Desarrollar un estándar basado en XML donde poder almacenar el paquete completo de información necesario, algo que el formato STL no nos puede ofrecer en estos momentos.

Algunas características (Formato 3MF)

  • Utiliza compresión .ZIP (si lo renombras, puedes descomprimirlo fácilmente)
  • Posibilidad de incluir más de 1 objeto en la escena
  • Soporte para perfiles de impresoras, soportes manuales, configuraciones de capas, etc.
  • Puede incluir información de colores y texturas
  • Mejora en manejo de las unidades (en STL los objetos no son proporcionales)
  • Evita duplicidad de objetos idénticos (usando referencias)

El formato 3MF tiene un gran futuro por delante. Debido a su naturaleza Open Source, debería ser adoptado por todas y cada una de las grandes empresas del sector. Y sinceramente, puede ahorrarnos mucho tiempo, sobre todo a la hora de compartir modelos con otras personas.

Poder recibir un modelo en 3D con todos y cada uno de los parámetros configurados previamente, no tiene precio. Máxime si estas empezando en el mundo de la impresión 3D. ¿Creéis que el formato STL esta realmente en horas bajas? Si es así, no dudéis en dejarnos vuestra opinión al final del artículo.

 

Otros artículos de interés,